Contacto
Sant Antoni Maria Claret, 51
08025 Barcelona
info@maquel.com
93 455 64 86
Otros centros
Ver mapa de centros

Alopecia frontal fibrosante: ¿Cómo saber si la padezco?

La alopecia frontal fibrosante es una patología caracterizada por la caída permanente del pelo en la zona de la diadema. Es decir, en el área que abarca la primera línea de enfrente y los contiguos de la cabeza, dejando así una cicatriz.

También provoca la pérdida de cejas, pestañas y hasta el declive de vello en otras partes del cuerpo. Sin embargo, los expertos aún investigan la causa que, hasta el día de hoy, se desconoce.

Entonces, te preguntarás ¿cómo puedo saber si padezco de esta enfermedad?

Pues sigue leyendo para conocer los síntomas y las posibles causas de la alopecia frontal fibrosante.

Causas asociadas con la alopecia frontal fibrosante

Como ya mencionamos, no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de dicha patología. Pero se presume que existe más de un componente responsable.

Y es aquí donde se relacionan los siguientes factores como los posibles desencadenantes de la alopecia frontal fibrosante:

Factor hormonal

Existen dos hechos que dan pie a la hipótesis de que las hormonas pueden ser un causante de esta enfermedad.

La primera es que la mayoría de veces se presenta en mujeres antes o después de la aparición de la menopausia.

La segunda, se relaciona con el uso de medicamentos con función hormonal para su tratamiento. Sobre todo, cuando hay un desequilibrio en las hormonas.

Factor genético

Muchos de los casos que presentan este tipo de alopecia, ocurren en el mismo grupo familiar, en especial, en las madres y sus hijas. Por ende, hay quienes defienden la teoría de que la participación genética aumenta la probabilidad de desarrollarla.

Factor autoinmune

Hay quienes piensan que, aquellas personas que desarrollan un mecanismo autoinmune, son más propensas a padecer alopecia cicatricial.

Esto se basa en la asociación de la alopecia frontal fibrosante con otras afecciones. Como, por ejemplo, el hipotiroidismo. Lo que aumenta su posible implicación.

Factor medioambiental

No está definido como tal la relación del medio ambiente con la alopecia frontal fibrosante. Sin embargo, el incremento de casos en los últimos años, podrían ser explicados por este factor.

Pues algunas investigaciones han discutido la posibilidad de que la aplicación de cremas antiedad o protectores solares, pueden relacionarse a este tipo de alopecia.

No obstante, no hay resultados concluyentes, más bien son solo especulaciones.

 

Síntomas de la alopecia frontal fibrosante

El principal indicador de esta enfermedad se distingue por el retroceso de la línea de formación del cuero cabelludo.

Además, suelen presentarse con los siguientes síntomas:

  • El cabello sale cada vez más atrás. Lo que hace que la frente se vea más ancha, tanto en la parte central como en sus laterales.
  • Se origina un progreso en el nacimiento del cabello, como si se tratara de una cinta.
  • Algunas veces el primer síntoma se nota en la pérdida continua del pelo en las cejas.
  • Enrojecimiento de las mejillas.
  • Lesiones en las sienes generando hundimiento patente en los vasos sanguíneos centrales de la frente.

¿Cómo se puede diagnosticar la alopecia frontal fibrosante?

Para comenzar, lo mejor es acudir a un médico dermatólogo para que te haga una revisión y saber si es esta alopecia o si es otro tipo de problema.

Ten en cuenta que, es un proceso inflamatorio que se encarga de destruir los folículos pilosos. Por ende, un diagnóstico a tiempo es vital para saber la trayectoria y el progreso de la enfermedad.

El diagnosticar también puede controlar dicho proceso para evitar esta pérdida, así como la formación de la cicatriz.

Por otro lado, es igual de importante hacerse la tricoscopia, ya que es un método que analiza las patologías del cuero cabelludo y del pelo. De hecho, es una de las mejores pruebas digitalizadas para el diagnóstico.

La realización de la tricoscopia puede aportar un cálculo de los tallos pilosos para conocer no solo el estado inicial del paciente, sino también la mejora que tiene con el tratamiento.

Aparte de que permite medir el grado de inflamación con mayor exactitud y la acción en cada parte del cuero cabelludo.

No obstante, algunas veces los doctores optan por hacer otros exámenes adicionales. Tales como, una biopsia cutánea o pruebas de sangre. En especial, aquellas que se centran en la hormona tiroidea.

¿Hay tratamientos para la alopecia frontal fibrosante?

Dado que es una enfermedad que aún está siendo estudiada, la alopecia frontal fibrosante no tiene un tratamiento específico.

Pero, muchos médicos han destacado otras líneas terapéuticas para retrasar la enfermedad. Entre ellas están:

  • Trasplante capilar: solo se usa en casos de inactividad. Ya que no es muy eficiente si está activa.
  • Fármacos tópicos: geles o cremas aplicados de forma directa sobre el cuero cabelludo.
  • Mesoterapia: para reactivar las células capilares con infiltrados sobre la zona afectada.
  • Medicamentos: como los corticoides intralesionales, antiandrógenos e hidroxicloroquina.

Sin embargo, un estudio señaló que los antiandrógenos resultaron ser uno de los tratamientos más efectivos.

Por último, cada uno de los procedimientos busca estabilizar la anomalía siempre y cuando se pueda diagnosticar a tiempo. Para saber si la padeces, debes estar pendiente de los síntomas o hacerte los estudios mencionados.

Author avatar
Direccion

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *