Se denomina alopecia a la pérdida anormal de cabello, es decir, cuando este empieza a desprenderse de forma más numerosa de lo normal, que se establece en unos 100 cabellos diarios aproximadamente. Esta pérdida de cabello no solo se da en el cuero cabelludo, sino que también puede apreciarse en las pestañas, las axilas, la región genital, etc.

Existen algunos síntomas que pueden ayudarte a saber si padeces alopecia, y también se han señalado algunas causas que pueden incidir de forma decisiva en la posibilidad de padecerla.

¡Te lo contamos!

Síntomas

Uno de los primeros síntomas para identificar la alopecia es la pérdida de cabello, es decir, la caída continuada y voluminosa en diferentes escenarios, ya sea al despertar, en la almohada, en la ducha, en el cepillo, etc.

Junto a esto, también pueden ser síntomas las molestias en el cuero cabelludo, tales como picores o enrojecimiento, así como el exceso de grasa o caspa, la debilidad del cabello en la zona superior o la caída del mismo en la frente o las sienes.

También son indicadores la pérdida de pelo en la barba o las cejas, o la caída de cabello en periodos de edad que no corresponden, es decir, en la adolescencia y juventud.

Causas

Con respecto a las causas, pueden ser muchas y variadas, y dependerá de cada caso, pues existen diferentes tipos de alopecias provocadas por unos u otros factores.

Una de las más frecuentes es la herencia o genética, causa principal en la alopecia androgenética, aunque también influyen los factores hormonales, que afectan sobre todo a las mujeres y tienen que ver con periodos de embarazo o parto.

Junto a esto, otras causas pueden estar relacionadas con el estrés, la alimentación, la ingesta de determinados medicamentos e incluso enfermedades autoinmune, como en el caso de la alopecia areata, cuando son las propias defensas del organismo las que atacan los folículos y provocan la caída del pelo.