Contacto
Sant Antoni Maria Claret, 51
08025 Barcelona
info@maquel.com
93 455 64 86
Otros centros
Ver mapa de centros

Nuevo estudio: La alopecia y las enfermedades inmunes

Descubren una nueva forma de regeneración del cabello para beneficio de la alopecia areata

De acuerdo a una investigación realizada por el científico Ye Zheng y Chi Liu con hallazgos recientemente publicados en Nature Inmunology el 23 de junio de 2022, un tratamiento común de glucocorticoides utilizado para la alopecia areata podría tener doble beneficio en los pacientes al permitirle no solo actuar como hormona inmunosupresora, sino también como regeneradora del cabello.

En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber al respecto.

La alopecia y las enfermedades inmunes

Comencemos por entender la relación que tiene la alopecia con el sistema inmune.

Un sistema autoinmune normal tiene la función de atacar a los cuerpos extraños que tratan de entrar al organismo como los virus y las bacterias. De esta forma los destruye antes de que puedan hacer algo negativo contra el cuerpo. Pero cuando se tiene una enfermedad autoinmune el sistema no sabe diferenciar las células dañinas de las buenas, destruyéndolas a todas por igual. Por ejemplo, la alopecia areata es una enfermedad de este tipo, ya que ataca a los folículos pilosos provocando la caída de cabello.

Para estos casos los tratamientos con las hormonas glucocorticoides han funcionado muy bien. Se tratan de hormonas esteroides derivadas del colesterol, producidas por las glándulas suprarrenales y otros tejidos. Estas actúan como hormonas inmunosupresoras evitando el ataque a las células madres del folículo piloso.

Lo nuevo que se ha detectado es que, además, su uso podría provocar la regeneración del cabello, según un experimento realizado.

Experimento divulgado en Nature Inmunology

Para este experimento, los científicos indujeron la caída del cabello en ratones a un grupo normal y a otro que carecía de receptores glucocorticoides en sus células T reguladoras. El resultado fue que a los ratones normales les volvió a crecer el cabello, mientras que al otro grupo apenas le creció.

La conclusión de este trabajo fue que existe alguna comunicación entre la célula T reguladora y las células madres de los folículos pilosos para permitir la regeneración del cabello. De esta manera, las investigaciones posteriores se comenzaron a centrar en esta comunicación.

El descubrimiento que se produjo posteriormente fue que los glucocorticoides ordenan a las células T reguladoras que activen las células madres de los folículos pilosos a través de la producción de la proteína TGF-beta3 y por eso se observa crecimiento del cabello.

Lo curioso de este experimento es que las células T reguladoras no suelen producir TGF-beta3 como había ocurrido en este ensayo.

Entonces, ¿qué había pasado?

De acuerdo a los investigadores, se trata de un fenómeno que ocurre cuando se detecta alguna lesión como las que ocurren comúnmente en los tejidos musculares y cardíacos.  Por lo tanto, la explicación más lógica para los científicos es que para este experimento se detectó la depilación como una lesión del tejido cutáneo.

Por esta razón, los científicos concluyen que el uso de glucocorticoides para inhibir la reacción inmunitaria en la piel tiene doble efecto positivo. Por un lado, actuará como una hormona inmunosupresora evitando el ataque a las células madres del folículo piloso. Y, por el otro, cumplirá una función regenerativa ayudando a que crezca el cabello.

Author avatar
Direccion

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Mayquel estamos de vacaciones, volvemos el lunes 22 de agosto. Disculpen las molestias